Categoría: Marketing – CIENCIA SIN MIEDO

Como muestran Strasser & Becklund (1991) Sony Vaccaro era un promotor de baloncesto, que llegó a Oregón para reunirse con Nike para enseñarle un prototipo de zapatillas de baloncesto que pretendía vender a la marca. Las zapatillas no estarían a la venta al público hasta 1985. Strasser & Becklund (1991) cuentan que Stern llamó a Rob Strasser y le dijo que su hijo pensaba que era un idiota porque no dejaba a Jordan llevar esas zapatillas. Las primeras Air Jordan eran negras y rojas, por lo que, como indican Strasser & Becklund (1991), Stern amenazo a los Bulls con una primera multa de 1000 dólares, otra de 5000 si seguía llevándoles, y una tercera de pérdida del partido. Así, como indica Vanderbilt, (1998), Nike gastó 5 millones de dólares entre 1984 y 1986 en la publicidad de las Air Jordan, inversión que fue creciendo a la par de la carrera del jugador. El jugador era reticente a usar ese material, aludiendo a que parecería un payaso, pero finalmente accedió a usarlo, y el impacto de esas primeras zapatillas Air Jordan resuena aún a día de hoy.

Cool pic in the coast of barcelona. Tought it was great to convert the pic to this. Cada jugador recibía 2000 dólares al año y un pequeño royalty de los beneficios de las zapatillas de Nike. En 1978 firmó a John McEnroe por 100000 dólares al año. Así se pagaría a cada entrenador unos 2000 dólares por dar clinics para jugadores de instituto y entrenadores. En 1985 los recortes siguieron en Nike con cierre de la oficina en Amsterdan, y cierre de tiendas en EEUU, con pérdidas de 2.1 millones de dólares. El 22 de septiembre de 1986 ya se habían vendido 2.8 millones de pares de Air Jordan. Ante esta mala situación económica, y la creciente competitividad de Reebok y Converse, Nike decidió hacerle una jugarreta de marketing a Converse, quienes habían pagado $5 millones para ser el patrocinador oficial de los JJOO de Los Ángeles, en 1984 (Strasser & Becklund, 1991). Los ejecutivos Rob Strasser y Peter Moore fueron los encargados de realizar una campaña de ambush marketing. Es decir, busca perjudicar a la marca que ha pagado por ello y aprovecharse de la situación. Más tarde podemos decir que la chandal barcelona nino pueden ser muy bien valorados o, por ejemplo, muy mal. Su ejecutivo Sony Vaccaro en los 70 fue uno de sus hombres clave en esa tarea, el cual ayudó a firmar más tarde a Michael Jordan.

His shoes are” (Michael Jordan no es lo más increble, colorido, sorprendente, llamativo o alucinante de la NBA. El 18 de Octubre la NBA las rechazó del juego. Las marcas de renombre suelen ofrecer a sus consumidores productos de mayor calidad y una mejor atención al cliente las 24 horas del día. Haugh, 2009) No parece, por tanto, que Michael Jordan tuviera mucho interés en conocer y comprometerse con los miles de trabajadores explotados que fabricaban sus productos. Sin embargo, en 1984, Nike había tenido la fortuna de fichar a Michael Jordan, un número 3 del draft que apuntaba alto, es cierto, pero que probablemente nadie podía imaginar el impacto que supondría para el deporte mundial. Según Firsh (2009), Steve Prefontaine fue el primer endorser de Nike en 1973. Prefontaine fue un icono y un ídolo hasta su fallecimiento con sólo 24 años. Pero al partido siguiente sí los llevó y el columnista de deportes Steve Aschberner dijo una frase que merece la pena ser mantenida en su verisón original: “Michael Jordan is not the most incredible, the most colorful, the most amazing, the most flashy, or the most mindboggling thing in the NBA. Eso sí, en el primer partido tras la advertencia Jordan jugó con un modelo más modoso.

Barcelona from W hotel El Wahsington Post hizo un artículo en 1978 alertando de esta práctica, y aunque eso no gustó a los directivos de Nike, Vaccaro lo vio como una oportunidad de conseguir publicity y dijo que varios entrenadores lo habían llamado para firmar. ☀ Usted experimentará le trae sentimientos inesperados que le permitan a la formación sin restricciones. Nike había comenzado a pagar atletas por llevar su marca poco tiempo después de que se independizara como marca. Pero a Nike no le bastaba con el basket profesional, quería acceder al baloncesto escolar y universitario, para que sirviera como plataforma de comunicación, y para que también condicionara la elección de jóvenes que dispondrían de calzado gratis y de una mayor relación con la marca. Es más, como muestra este artículo, cedido por cortesía de Jeff Ballinger, las fábricas de calzado violaban constantemente este mínimo. Nike decidió lanzar unas zapatillas propias para el jugador, las Air Jordan. Como indica Frisch (2009), Nike enseguida aprovechó esa circunstancia creando una campaña publicitaria, en un anuncio para televisión que decía: “El 15 de Septiembre, Nike creó una nueva y revolucionaria zapatilla de baloncesto. Wieden & Kennedy en 2008 realizó una nueva campaña para Nike, en este caso para uno de sus modelos de zapatillas estrella en los últimas años, Hyperdunk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *